Plataforma de trabajo para el período 2016-2018

Por Roberto Scerpella

rec_naranja_texto

Amigos y colegas

He recibido el encargo de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis de asumir la dirección de FEPAL durante el período 2016-2018, a través de una elección en la que participaron la totalidad de los miembros de nuestra Institución. La coyuntura que propició mi candidatura me ha hecho reflexionar y convencerme de su viabilidad. Pienso que es bueno y fructífero que la membresía tenga una participación activa en la elección de sus representantes. De esta manera se estrecha el vínculo entre las dirigencias y sus representados, algo en lo que tenemos que trabajar arduamente en las instituciones psicoanalíticas. La desconexión con nuestras dirigencias no estimula la creación del sentido de pertenencia y compromiso que toda Federación debe promover en sus miembros. Sabemos que este es un tema al que ya se le ha venido dedicando un tiempo de reflexión en la Institución y creemos que debe continuar. Siempre es positivo pensar en caminos que puedan hacer a FEPAL una institución más dinámica y cercana a sus integrantes que, en última instancia, somos todos los psicoanalistas de la región.

Pensamos que la preocupación por el contacto y comunicación debe de ser una tarea central de nuestro proceder, tanto al interior como hacia el exterior de nuestra Institución. El aislamiento no promueve el crecimiento, no sólo de las instituciones sino de cualquier actividad humana. El mundo de hoy requiere intercambio, discusión, contraste y polémica, pero también asimilación, de allí que el intercambio multidisciplinario sea esencial para el crecimiento de cualquier disciplina. El esfuerzo desplegado desde FEPAL para romper el aislamiento en el que vive el Psicoanálisis debe continuar con vigor, imaginación y creatividad. Serán ejes centrales de nuestra gestión, una comunicación fluida hacia el interior de la Institución y hacia el exterior de esta. Hacia el interior, integración y pertenencia y hacia el exterior, ligazón de nuestra disciplina con el mundo académico, cultural, científico y social. Ser parte de la experiencia humana y no observadores distantes y omniscientes de su acontecer.

Bajo estos mismos parámetros, queremos que los miembros de las comisiones representen, como viene siendo, a toda la región y que los coordinadores de las mismas sean más que protagonistas, catalizadores, recolectores, motivadores y administradores de la visión que van a transmitir de nuestra disciplina. De esta forma, buscamos no sólo un funcionamiento democrático al interior de las comisiones, sino que además integramos la diversidad de miradas de nuestra región.

Queremos que nuestros diferentes estamentos trabajen, también, en forma coordinada. En este sentido, propiciaremos, por ejemplo, que el ILAP (Instituto Latinoamericano de Psicoanálisis), la Dirección de Niños y Adolescentes y la Dirección de Comunidad y Cultura, coordinen y organicen un evento en forma conjunta, lo que estoy seguro, contribuirá a un mayor fortalecimiento y enriquecimiento al interior de nuestra institución. Asimismo, creemos que se podría promover que instancias como Bivipsil, Calibán y el PPL (Pensamiento Psicoanalítico Latinoamericano, puedan articular esfuerzos para realizar también acciones conjuntas. En esta misma dirección, queremos que la Organización de Candidatos de América Latina (OCAL) también se incorpore a nuestro accionar a través de la inclusión de un representante que funcione como nexo y promotor. De esta manera también se forma a los que algún día nos reemplazaran en la función. El funcionar como compartimentos estancos, termina, a la larga, generando malestar mientras que la integración potencia los recursos de toda institución.

Desde la Directoría encargada de la Tesorería, continuaremos con el valioso esfuerzo que ya se viene realizando, no solo para mantener el orden en nuestras cuentas sino para destinar los recursos económicos prioritariamente hacia aquellos espacios donde la inversión conlleve a un beneficio para la institución. Nos comprometemos a obviar todo gasto superfluo para invertirlo en la difusión, comunicación e investigación psicoanalítica. Seguiremos una política de austeridad y cuidado en el gasto, ya que apreciamos el esfuerzo que ha supuesto a varias directivas el sanear la economía de la institución. En relación a nuestros recursos humanos, desde la Dirección de Sede vamos a organizarlos buscando optimizar sus habilidades y talentos.

En el área de la Dirección Científica, queremos profundizar los esfuerzos por promover la investigación dentro de nuestras instituciones, así como profundizar el intercambio científico entre las mismas a través de la creación de foros virtuales que congreguen las más diversas áreas de interés, no sólo entre analistas sino incluyendo a especialistas de otras disciplinas. Debemos ser capaces de crear conocimiento confiando en que poseemos los recursos y herramientas para poder lograrlo. Dado que los encuentros interregionales de Psicoanálisis de Niños y Adolescentes han demostrado ser un elemento valioso, pienso que el modelo debe de extenderse al Psicoanálisis de Adultos. Con algo de ingenio estos encuentros podrían, incluso, autofinanciarse y, a mi entender, deben abordar temas que se encuentren en primera plana en la opinión pública del país donde se realice el evento, así como preocuparse por integrar a otras especialidades promoviendo activamente la participación de estudiantes y profesionales jóvenes. A la vez que hacemos ciencia hacemos difusión e irradiamos nuestro saber. Confío en que nuestro Consejo de Presidentes sabrá apreciar esta iniciativa.

Por otro lado, así como valoramos los beneficios de nuestros encuentros regionales, creemos que va a resultar igualmente beneficioso estrechar lazos ínter-federativos, para lo cual venimos trabajando en la posibilidad de reiniciar los Encuentros Clínicos entre FEPAL y las otras Federaciones que aglutinan a colegas de otras regiones y en coordinación con diferentes estamentos científicos de IPA. Estamos convencidos que estas actividades vitalizarán y recrearán nuestra disciplina en general ya que ofrecen un espejo de doble faz en el cual mirarnos.

Siempre en relación a la Dirección Científica, en lo que con seguridad constituye nuestro mayor desafío, a saber, la organización del Congreso Latinoamericano de Psicoanálisis a realizarse en la ciudad de Lima en el mes de Setiembre de 2018, hemos decidido, luego de largas deliberaciones con todo el equipo, que llevará por título De-Construcciones y Transformaciones. Queremos incluir en este evento, además del programa que regularmente contiene, un Simposio sobre Mitos y darle al área de Psicoanálisis de Niños y Adolescentes una presencia con bordes más definidos, con el fin de promover una integración e intercambio entre los colegas que se dedican a esa importante labor. Asimismo, estamos trabajando en los diferentes acápites que le darán cuerpo a nuestro congreso y que tendrán una orientación esencialmente clínica. La idea es fomentar un encuentro científico de calidad, no sobresaturado y que deje espacio a la discusión y participación de los asistentes. Continuando con la tónica de la actual gestión, se puede fomentar la discusión del tema del congreso en los encuentros previos al mismo, lográndose un trabajo de preparación y elaboración intensa del tema en sus variados acápites. En el Congreso de Lima, quisiera poder realizar algo que en realidad fue un sueño de juventud, a saber, la organización de un diálogo sobre la singularidad del psicoanálisis contemporáneo entre los ex presidentes de FEPAL y los candidatos de América Latina.

La Dirección de Publicaciones, articulador fundamental de FEPAL, deberá asegurar una comunicación certera y fluida entre sus diversas Directorías confiriendo eficacia y coherencia al trabajo del equipo. Hacia afuera, su trabajo es central como conector entre sociedades y miembros de FEPAL, así como sustentador de nuestra intención de que el psicoanálisis amplíe su divulgación y penetración en los múltiples ámbitos del discurso público.  Además, queremos impulsar la posibilidad de que los diferentes eventos que organicemos tanto a nivel federativo como societario puedan ser difundidos por el Canal de TV que tenemos en Ustream, no sólo a los miembros de nuestra comunidad sino también a especialistas y organizaciones profesionales de otras disciplinas. Hacia el interior, esta Directoría apoyará a todas las demás en sus esfuerzos por mantener un contacto que no sólo difunda, sino que además estimule y motive a los colegas y si es posible, a potenciales colegas de la región.

En relación a otros estamentos de nuestra Institución, continuaremos apoyando, junto con IPA, al ILAP, el e-Journal (Psychoanalysis Today), los Working Parties, a los que les solicitaremos, al igual que a las diferentes comisiones de FEPAL, que transmitan sus conclusiones a la membresía. Continuaremos desarrollando Calibán, Revista Latinoamericana de Psicoanálisis, sugiriendo los cambios que contribuyan a su mayor acogida. Asimismo, consideramos fundamental continuar desarrollando tanto la Bivipsil (Biblioteca Virtual de Psicoanálisis de Latinoamérica) como el PPL por su invalorable contribución en la construcción de la memoria científica de FEPAL.

El Área de Comunidad y Cultura tiene como misión conectar el quehacer psicoanalítico con el entorno socio-cultural, con lo específico y singular del lugar donde se desarrolla. Se trata de reconocer la influencia que, sobre lo clínico y teórico de nuestra disciplina, tienen los fenómenos históricos propios de cada región y de cómo el psicoanálisis continúa creciendo y desarrollándose en mérito a su comprensión original de dichos fenómenos, tanto en la esfera privada como pública. FEPAL velará, a traves de su Área de Comunidad y Cultura, para que nuestra disciplina se fortalezca y expanda, vinculando el mensaje psicoanalítico con el arte, la literatura, la historia, la sociología, la antropología, la educación, la psicología y las neurociencias, buscando que el psicoanálisis sea convocado y apreciado en el discurso público de cada país, reconociéndose la singularidad del valioso aporte que a la cultura hacemos con nuestra mirada y nuestra técnica.

En relación a la Directoría del Consejo Profesional, además de las funciones reglamentarias asignadas como órgano de asesoría y consejo a los miembros de nuestra Federación, pensamos que sería importante que en nuestra gestión se impulse un proyecto para que, las sociedades que no lo tengan, implementen un sistema de ayuda para colegas que se encuentren en problemas de naturaleza ética. Por nuestra experiencia, los comités de ética solo tienen recursos estatutarios para sancionar, pero no para velar por el seguimiento y ayuda al proceso de re-integración de los colegas que, por las razones que fueren, hubieran sido amonestados y/o separados temporalmente de sus sociedades. Este sistema también podría pensarse y extenderse para velar por los colegas que por razones de edad y enfermedad requieran de algún tipo de soporte institucional. Además, desde esta Directoría, elaboraremos un censo dentro de nuestra comunidad con la finalidad de contar con un padrón que permita identificar los diferentes compromisos y actividades que todos los colegas de la región tengan con otras instituciones del quehacer humano.

En lo que respecta a la Directoría de Niños y Adolescentes, más allá de fomentar el trabajo que ya se viene realizando, básicamente a través de los encuentros interregionales y los foros de discusión científica en forma virtual, tengo un anhelo personal por promover dos cosas. Por un lado, pienso que en nuestro congreso debemos nuclear los esfuerzos de quienes presentan trabajos específicos de Niños y Adolescentes, porque siempre he tenido la sensación de que esta especialidad, a la cual le debe tanto el psicoanálisis, se difumina y se pierde la innegable fuerza de su presencia. Encontraremos la mejor forma de lograr este anhelo. En segundo lugar, estoy convencido de que el psicoanálisis de Niños y Adolescentes merecería una publicación propia. Una posibilidad sería crearla de manera virtual. Sin embargo, conociendo los costos que un proyecto así generaría en la institución, pienso que una vía posible de lograr este objetivo, por ahora, sería el que dentro de Calibán se cree un espacio para que los textos relevantes de nuestros especialistas puedan ser difundidos. Este es un camino posible para promover la discusión y la difusión de lo que el psicoanálisis de Niños y Adolescentes puede aportar a la teoría y a la práctica de nuestra disciplina.

Por último, quiero mencionar al equipo que hemos conformado para que nos acompañe en la exigente tarea que tenemos por delante. La junta directiva estará conformada por: Adela Escardó (SPP, Perú) en la Secretaria General; Gleda Brandao Araujo (SPMS, Brasil) en la Dirección Científica; Haydée Zac de Levinas (APdeBA, Argentina) en la Tesorería; María Alejandra Rey (SAP, Argentina) en Comunicaciones; Jani Santamaría (APM, México) en Comunidad y Cultura; Mónica Santolalla (APC, Argentina) en Niños y Adolescentes; Patricio Penailillo (APCh, Chile) en el Consejo Profesional y Ema Ponce de León (APU, Uruguay) como Directora de Sede. Tres de ellos vienen desempeñándose en la actualidad como miembros suplentes de FEPAL y están colaborando activamente en sus respectivas Directorías. Haber escogido esta opción nos da la oportunidad de mantener una continuidad en la gestión en áreas tan importantes y complejas como lo son la Tesorería y Comunicaciones ya que para alguien nuevo supondría muchos meses de trabajo para familiarizarse con su respectiva área. Valoramos la propuesta de la actual Junta Directiva en el sentido de que, en la medida de lo posible, los suplentes de cada Directoría colaboren activamente en la gestión lo que posibilita que un número mayor de colegas se familiarice y comprometa con los destinos institucionales. Asimismo, les hemos pedido que se pongan en contacto con los responsables de la junta en funciones para que vayan tomando conocimiento con las singularidades del área. Quiero contarles que ya hace varios meses venimos trabajando en equipo tratando de manera pormenorizada una a una las Directorías que conforman la Junta Directiva. De todo ese tiempo he aprendido a valorar y reconocer la experiencia, compromiso generoso, creatividad y notable vitalidad de cada uno de ellos y aprovecho esta oportunidad para expresarles públicamente mi reconocimiento y gratitud.

Los Suplentes que acompañan la gestión son: Stella Mohme (SPP, Perú) en Presidencia; Raquel Northcote (SPP, Perú) en Secretaría General; Clara Margulis (APdeBA, Argentina) en Tesorería; Ana Rozenbaum (APA, Argentina) en Dirección Científica; Ma. Elizabeth Cimenti (SBPPA, Brasil) en Niños y Adolescentes; Luisa Acrich (SAP, Argentina) en Comunicaciones; Mercedes Gallinal (APU, Uruguay) en Sede; Naly Durand (SPM, Argentina) en Consejo Profesional); Adriana Villareal (APM, México) en Comunidad y Cultura.

La Comisión Fiscal en nuestra gestión estará conformada por Camilo Jacome de Colombia, María Cecilia da Silva de Brasil y Margot Shrem de Venezuela. El primero de los nombrados asumirá la presidencia de la Comisión. Estamos seguros que este selecto equipo sabrá resguardar la transparencia y honestidad en el manejo de las finanzas de nuestra institución. Queremos que la comisión fiscal nos acompañe activamente en estos dos años de gestión tal como manda nuestros estatutos.

Agradezco la confianza que han depositado en mi persona y me despido, solo por un momento, esperando de Uds. compromiso, sugerencias y críticas constructivas y, sobre todo, amistad latinoamericana.

Gracias.

Roberto Scerpella

Cartagena, 14 de septiembre de 2016