Algunos Mitos sobre la investigación en el campo del Psicoanálisis

Cristina Oñate Rivadeneyra

Como seres humanos, los psicoanalistas no estamos exentos de tener algunos mitos. (Del griego mŷthos,  que significa ‘fábula, leyenda’).
Como Comisión de Investigación de FEPAL, consideramos que es importante continuar desvelado algunos mitos difundidos en la comunidad psicoanalítica y mantener una diálogo abierto sobre ellos. En este escrito, se expondrá el primero de ellos:

“La investigación es irrelevante e innecesaria para el psicoanálisis”.
Las controversias que han existido entre importantes psicoanalistas como André Green y Robert Wallerstein, así como las opiniones de Perron, R. (1999) dan cuenta de las tensiones que han existido y continúan existiendo entre los psicoanalistas respecto a la relevancia y los tipos de investigación que pueden ser utilizados para el psicoanálisis. Como señala Zukerfeld R. (2006) respecto a la investigación empírica, una de estas tensiones tiene como trasfondo, no tanto el problema de la producción de conocimiento, sino la preocupación “por la preservación de identidad propia de “las filas del psicoanálisis” (el movimiento) y no tanto de la “evolución de la disciplina” que solo podría hacerlo a partir de interrogaciones”. (Pág. 170).

Consideramos que la investigación, tanto clínica como extra-clínica, (conceptual, empírica e interdisciplinaria) constituye una necesidad vital para el psicoanálisis, no solo porque es la manera de continuar validando el amplio cuerpo de conocimientos que se han venido desarrollando desde Freud a nuestros días, sobre lo inconsciente y la subjetividad humana, sino también porque es la manera de continuar recabando convicciones y evidencias sobre el valor terapéutico del psicoanálisis. “Las convicciones -que son producto de la dialéctica entre seguridad e interrogación- se construyen a partir de los distintos tipos de investigación en psicoanálisis. Todas ellas son patrimonio de una sistematización tanto de lo que proviene de la base empírica (realidad clínica y situación analítica) como de la base teórica constituida por la producción analítica”. (Zukerfeld, R. 2006, Pág. 169)

Hemos tenido la tendencia a encerrarnos en “nuestro propio sistema psicoanalítico cerrado”, y a aislarnos del resto de la comunidad académica y científica. Como lo ha aseverado Bernardi, R. (2015) “Es necesario que el psicoanálisis no cierre filas en una posición defensiva pues, mirando hacia el futuro, necesita establecer un diálogo constructivo con la comunidad en general en vez de volverse hacia su interior”. (Pág. 844)

Es una necesidad vital, continuar generando interés, curiosidad y el convencimiento del valor del psicoanálisis como método de tratamiento y como disciplina científica en las universidades y en medios académicos, de tal manera que podamos generar la motivación en los estudiantes para formarse como psicoanalistas, ya que de otra forma, sin la posibilidad de continuar “inyectando sangre nueva”, el psicoanálisis está amenazado por un futuro incierto.

La investigación, tanto clínica como extra-clínica es también indispensable para continuar ampliando el conocimiento, las herramientas teóricas y clínicas para el tratamiento psicoanalítico del amplio espectro de pacientes que enfrentamos en este siglo XXI.

Bibliografía
Bernardi, R. (2015) Investigación clínica e investigación empírica sistemática: ¿qué nos enseñan las controversias actuales? International Journal of Psychoanalysis en Español, 1(3):836-866

Perron, R.(1999). Reflexiones sobre los problemas de la investigación en psicoanálisis: la visión de los países francoparlantes. En An open door review of outcome studies in psychoanalysis. Londres: IPA Report, (versión en español)

Zukerfeld, R. (2006) La investigación sistemática como legitimación de la práctica analítica. Revista de la Sociedad Argentina de Psicoanálisis – Número 9 – 2006 Págs. 157 a 174.