Fundamentos de la formación

El ILaP comparte los fundamentos generales y principales que siguen todos los institutos de formación de la Asociación Psicoanalítica Internacional, más allá de las variantes cuantitativas y/o cualitativas que haya entre ellos. Esos fundamentos compartidos, que surgen en el Instituto de Berlín en 1920, se basan en la articulación de tres elementos principales:

  1. El análisis personal del candidato
  2. La formación teórica en Seminarios
  3. La supervisión del inicio de la práctica psicoanalítica

A diferencia del entrenamiento en otras disciplinas, en el Psicoanálisis el análisis personal, en el cual se pasa por la experiencia de develamiento del inconsciente, es una condición necesaria y previa a la formación teórica y clínica. No obstante, el carácter singular y privado de esta experiencia analítica determina que no haya ninguna relación institucional ni informal entre el analista personal del candidato y el ILaP con respecto a su formación.
El ILaP solo exige un mínimo de elementos formales de ese análisis:
>> Que sea con analista habilitado por el ILaP para esa función.
>> Que se realice en alta frecuencia, lo que en términos habituales (no en análisis concentrados) significa una frecuencia de tres o más sesiones semanales, cada una en un día diferente y con una duración entre 45 y 50 minutos.
>> Que se mantenga durante la formación en el ILaP por lo menos hasta tener aprobada la primer supervisión curricular.

El  ILaP se esforzará en brindar y exigir aspectos básicos para que alguien se forme como analista, tanto en el análisis personal, como en formación teórica y clínica. Se entiende que la actitud personal de formación en todas las áreas referidas es un compromiso permanente de todo Psicoanalista. Por esta razón a los análisis personales requeridos no se les fija una fecha de terminación, pues se entiende que ésta es una cuestión que corresponde decidan analizando y analista en el análisis.  En el mismo sentido se entiende que aquellos que finalicen la formación en el ILaP y se transformen en Miembros Directos de la API, formando primero un grupo de estudio de la API y luego una sociedad provisional y finalmente definitiva, tendrán incorporada una actitud de formación permanente. Eso implicará la supervisión de casos de análisis, la presentación de materiales clínicos para su discusión grupal o en eventos regionales e internacionales, la actitud de interés por la lectura de trabajos y libros sobre Psicoanálisis así como la presentación de trabajos psicoanalíticos y, una actitud personal de investigación de su inconsciente, renovada cuando sea necesario con la ayuda de re-análisis.