Palabras del Dr. Roberto Scerpella en la ceremonia de cierre del 50° Congreso IPA Intimidad

En forma simultánea, al recibir la invitación para participar el día de hoy, recibíamos también las disculpas del Dr. Bolognini por habernos otorgado sólo cinco minutos para expresar nuestras ideas. Lo primero que me vino a la mente fue la canción Amanda del poeta chileno Víctor Jara, víctima de la intolerancia y la tiranía de mentes conviccionales de nuestra región. Para un latinoamericano, como dice el poeta, “la vida es eterna en cinco minutos”. En nuestra práctica diaria como psicoanalistas también participamos de esta experiencia al margen de la temporalidad.

Muchas veces, después de laborar hora tras hora, emergen cinco minutos capaces de echar luces sobre experiencias de Intimidad muy profundas y complejas tanto en nosotros como en nuestros pacientes. Es obligación de las Instituciones Psicoanalíticas velar para que estos instantes breves de eternidad sigan siendo posibles en la experiencia humana. Este regalo que Sigmund Freud hizo a la civilización, la escritura del Inconsciente y la rueda del Cambio Psíquico, debemos de cuidarlo con la lógica de movimiento perpetuo que el mismo le imprimió. Crear Conocimiento debe ser la misión de nuestras instituciones.

Mi relación con IPA ha atravesado varias facetas. Mientras fui un psicoanalista a tiempo completo involucrado en la vida institucional de mi Sociedad, la verdad es que no tenía un significado apreciable y distinguible para mí. Sospecho que esta es una realidad no ajena para muchos colegas de la región por lo que constituye, para las dirigencias, una tarea pendiente de enfrentar y resolver. Esto comenzó a cambiar cuando participe como Director de Niñez y Adolescencia de la Junta que presidió el Dr. Leopoldo Nosek y cambio, aún más, cuando asumí la dirección de Fepal. A partir de este momento y, sobre todo, cuando en conjunción con las otras Federaciones, coordinábamos y dialogábamos alrededor de proyectos de trabajo concretos, tales como el e- Journal (Psychoanalysis Today), los Working Parties. por ejemplo, mi percepción del trabajo con IPA cobró un sentido cualitativamente distinto.

Quiero transmitir que en estas ocasiones hemos aunando esfuerzos en un ambiente de respeto, colaboración y aprecio por el trabajo desplegado entre los directivos de las Federaciones e IPA. Pienso que esa es la vía a través de la cual la relación con IPA cobrará un sentido pleno, es decir, creando espacios donde su presencia e iniciativa se haga viable a través del trabajo conjunto y mucho mejor aún, si ese trabajo está encaminado a la creación de conocimiento científico. Por ejemplo, desde Fepal hemos organizado un encuentro Clínico Interfederativo que se realizará en la Sociedad de São Paulo en el mes de marzo del 2018. Pienso que el fomento de este tipo de actividades por parte de IPA involucrando a las Federaciones posibilitaría el crecimiento y enriquecimiento científico e institucional, además de fomentar la integración personal entre colegas de múltiples procedencias impregnando un significado en todos nosotros de lo que ella representa.

Finalmente, y esta es una reflexión que quiero compartir con la Dra. Virginia Ungar, considero que es tiempo de que vayamos pensando en que Fepal pueda intervenir directamente como organismo consultor en las dificultades y conflictos que se puedan presentar en cualquiera de nuestras Sociedades. Tengo la convicción de que estamos más que preparados para poder hacerlo, con la innegable ventaja de compartir la idiosincrasia y la posibilidad de una intervención presta y oportuna. En el tiempo que venimos trabajando se han presentado situaciones donde la participación de nuestros directivos ha sido esencial para vitalizar experiencias que se presentaban como paralizadas. Imagino que las demás Federaciones podrán coincidir en la necesidad de descentralizar esta tarea que por razones de tradición ha estado bajo responsabilidad exclusiva de IPA. Tendremos tiempo, más de cinco minutos, con toda seguridad, para conversarlo.

Nuestra actual responsabilidad Institucional es la de continuar trabajando con una perspectiva de un Psicoanálisis abierto, dialogante y, sin fanatismo, cuidar nuestra singular manera de entender el cambio psíquico capaz de crear esos mágicos cinco minutos de eternidad donde paciente y analista se modifican irreductiblemente.

Aprecio y Agradezco al Dr. Stefano Bolognini por su apertura, su franqueza y la lucidez con la que ha dirigido en estos años a IPA y ofrezco a la Dra. Virginia Ungar todo lo que Fepal pueda dar para coadyuvar en el éxito de su prometedora gestión.

Gracias.
Roberto Scerpella Robinson